Venezuela y el MERCOSUR

6 de agosto de 2012

por Miguel Cuervo

Ingresó Venezuela al MERCOSUR; el bloque agrega a un nuevo socio con un Producto Bruto Interno estimado el FMI, a paridad de poder adquisitivo, de U$S 397.000 millones. Así, el MERCOSUR-5 cuenta ahora con un Producto Bruto Interno de U$S  3.600 millones de millones, lo que lo convierte en la quinta economía del mundo, sólo superado por Estados Unidos, China, India y Japón. El área supera también a Alemania, la locomotora europea. Así fue informado el efecto general de la incorporación de Venezuela.

Sin embargo, este formato nominal no informa realmente de la economía del MERCOSUR, solamente dice que la suma de los PBI de los países socios es de ese monto monetario, pero esto obviamente no autoriza a sostener que el bloque está “por encima” de Alemania, por ejemplo.

Tampoco es relevante, por caso, que India tenga un PBI global mayor que el MERCOSUR, porque el indicador PBI per capita es sustancialmente inferior. Mientras el MERCOSUR-5 tiene unos U$S 17.130 per capita PPP en 2011, según el Banco Mundial, la India tendría sólo U$S 3.650 per capita PPP, siguiendo la misma fuente de datos. Brasil aporta el 48.8 % de ese PBI per capita y Argentina el 41.2 %, mientras Venezuela incorpora el 8.0 %.

La incorporación definitiva de Venezuela al bloque, decidida formalmente años atrás pero trabada por diferentes trámites en cada uno de los países del MERCOSUR y finalmente demorada por decisión de Paraguay, tiene un alto significado político para Sudamérica y en esos términos fue decidida. Sin embargo, no escapa al análisis el hecho contundente de ser la economía con mayor poder petrolero de América del Sur, miembro importante de la Organización mundial de los países petroleros (OPEP).

La incorporación de Venezuela significa integrar a un país que, según el último anuario de la OPEP, dispone de las mayores reservas certificadas de petróleo del mundo. Ha desplazado de ese sitial a Arabia Saudita.

Desde el punto de vista comercial, se trata de un neto importador de alimentos y de bienes industriales, lo que complementa al bloque del Cono Sur, claro exportador de commodities alimentarias que procura exportar productos industriales.

La proyección económica del MERCOSUR-5 dependerá de la resolución de las asignaturas pendientes del Tratado de Asunción (1991), en materia de complementación productiva e industrial. Y también de la coordinación macroeconómica de los Estados Parte, así como del rediseño del Protocolo de Ouro Preto, la visión netamente comercial del MERCOSUR. Los conflictos comerciales del bloque, continuos desde el propio 1991 y enfatizados en los últimos dos años, reflejan la disputa por la asignación de recursos al interior del mismo.

La incorporación definitiva de Venezuela fue decidida por un MERCOSUR de tres países. Paraguay estuvo suspendido. Los cuatro presidentes presentes, incluyendo a Hubo Chávez de Venezuela trataron de otorgarle dimensión histórica a la integración sudamericana.

En un discurso de enfoque estructural, el presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que “vivimos en el continente más rico en materia de recursos, y el mundo ha dado una vuelta de tuerca insospechada”, sosteniendo que “un buen día parece que en Asia se dedicaron a empezar a comer y han cambiado los términos del intercambio”, completando su visión con la idea de que “Hoy paradojalmente el mundo industrial está en crisis y, sin embargo, parece que los que están pobres son ellos y que nosotros la estamos llevando bastante bien. ¿Hay un poco de acierto porque el dolor enseñó y un poco de acierto porque estamos en otro mundo? Lo cierto es que nunca antes en la historia de América latina hemos tenido una oportunidad como ésta. Hubo hombres grandes en su visión, pero los coronó el fracaso porque el compás histórico no los acompañaba”.

La presidenta Cristina Fernández eligió contextuar el ingreso de Venezuela en el panorama de soledad que afrontaba el gobierno de Chávez cuando Lula da Silva y Néstor Kirchner decidieron promover su incorporación al bloque. Al comentar la incorporación de Venezuela, pidió “crear instituciones e instrumentos que tornen indestructible e indivisible” lo que definió como un nuevo polo de poder en medio de una crisis generada, en su opinión, no por el precio de las materias primas sino “por la inseguridad financiera, los bonos basura y los paraísos fiscales donde hay 400 millones de millones de dólares, en parte fruto de la evasión impositiva en Sudamérica”.

Por su parte la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó el tamaño del bloque en términos de PBI respecto a los países líderes del globo, mencionando que Brasil aportaba el 70 % del PBI de la región. Agregó que la clave será “buscar recursos en todos los mecanismos de crédito dentro y fuera del MERCOSUR para proyectos, porque hay  proyectos aprobados por mil cien millones de dólares”, sosteniendo que la integración es una condición de viabilidad del desarrollo nacional de cada país.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, manifestó que “A nosotros nos interesa muchísimo salir del modelo petrolero, impulsar el desarrollo agrícola, con más de 30 millones de hectáreas disponibles. También nos interesa el desarrollo industrial. Tenemos hierro, bauxita, piedras preciosas, minerales estratégicos. Es la más grande oportunidad histórica que en 200 años se nos presenta en el horizonte. Necesitamos tres millones de viviendas más. Ya hay trabajando técnicos de Rusia, de China, de Irán. ¿Por qué no puede haber constructores argentinos, uruguayos, brasileños?”. Chávez dijo que “el MERCOSUR es la locomotora más grande que existe para asegurar el desarrollo industrial” como futuro contrario al “modelo rentístico o de factoría petrolera que le fue impuesto a Venezuela desde principios del siglo XX”.

Venezuela firmó un acuerdo con Brasil por U$S 270 millones para adquirir seis aviones de pasajeros E190 del fabricante brasileño Embraer para su aerolínea Conviasa.

En acto paralelo Venezuela  firmó con el gobierno argentino una carta de intención para lanzar una “alianza estratégica” en el sector energético: un programa de  colaboración entre YPF y Pdvsa.

compartir nota
06 agosto 2012

Venezuela y el MERCOSUR

Los comentarios están cerrados.