Una síntesis del Plan Galuccio

2 de septiembre de 2012

por Miguel Cuervo

El Plan Quinquenal es uno de sustitución de importaciones; Galuccio afirmó que tendrá un efecto inmediato, sobre todo en la provisión de combustible a nivel minorista.  El aporte propio de YPF surgirá de las utilidades.

El CEO de YPF, Miguel Galuccio, presentó su Plan Quinquenal (2013-2017) que prevé una inversión de U$S 37.200 millones para elevar un 32 por ciento la producción de petróleo y un 37 por ciento la de gasoil y naftas.

En su propia apreciación, se trata de un “plan de alto impacto” cuyo objetivo primero es aumentar la oferta de combustibles líquidos y retomar un programa de exploración que alterna zonas conocidas y otras de alto riesgo exploratorio; con un peso dominante de la búsqueda de petróleo y gas en los yacimientos ya explorados. La recuperación secundaria de hidrocarburos es un aspecto importante del plan quinquenal.
YPF se centrara en la recuperación de yacimientos petroleros maduros y en la detección de recursos no convencionales, los hidrocarburos de esquistos. En el período se perforarán 1160 pozos, lo cual permitiría alcanzar, en el año 2014, el autoabastecimiento energético.

El objetivo para lo que resta de  2012 es perforar 50 nuevos pozos, contra 20 que estaban planificados por la anterior conducción.

Cabe destacar que el 73 por ciento de la inversión anunciada se destinará a explotación, el 22 por ciento a refinación, un 4 por ciento a exploración y el 1 por ciento restante a la corporación que soporta el resto de la operación.

Del total proyectado, U$S 32.600 millones los desembolsaría la propia compañía y el monto restante será financiado con la participación de socios, bancos locales, préstamos gubernamentales y toma de fondos en el mercado de capitales.

El aporte propio de YPF surgirá de las utilidades. Galuccio informó que sólo un 5 por ciento de las utilidades de los años siguientes serán distribuidas rompiendo así con el esquema que mantenía el grupo Repsol, que llegó a repartir el 90 por ciento de las ganancias.

Respecto a socios estratégicos, el Ing. Galuccio anticipó que YPF ya ha firmado un memorando de entendimiento con la Corporación América de Argentina (Eduardo Eurnekian), que invertirá unos u$s 500 para el desarrollo de recursos, y con Bridas (de la familia Bulgheroni y la china CNOC). A su vez, aseguró que están “avanzadas” las conversaciones con Chevron Corporation para una posible alianza.

Hasta hace unos meses atrás, informó Galuccio, la producción de gas y petróleo de YPF caía a una tasa del 10 por ciento anual para el gas y del 6 por ciento anual para el petróleo”, de ahí que el primer objetivo del nuevo plan es parar la caída en la producción. Actualmente YPF produce 33 millones de m³ de hidrocarburos y prevé terminar 2012 generando 34 millones. “De esta forma, pasaremos de un declino del 10 por ciento a uno del 3 por ciento”, pero para generar el shock productivo, la firma pondrá a trabajar 36 equipos de perforación de crudo, cuando la gestión anterior había planeado 29, así como incorporar otras cinco máquinas para buscar gas, que compara con sólo una de la gestión de Repsol. En un avance modesto, Galuccio informó que “En 2011 casi no se perforó gas y en 2013 tendremos cinco pozos, es el relanzamiento de la búsqueda”.

El objetivo es realizar 250 pozos exploratorios en cinco años. Eso elevará el promedio anual de pozos de ese tipo a 50, frente a los 19 por año que se realizaron entre 2007 y 2011. Para concretar esa mejora se invertirán U$S 1.440 millones. Eso es 120 por ciento superior a los U$S 660 millones desembolsados en el último quinquenio. Esta exploración se ubicará en cuencas productivas, no convencionales, off shore, internacionales, nuevas cuencas y cuencas no productivas o de frontera.

La mayor inversión la hará en gas, para la que destinará U$S 6.500 millones entre 2013 y 2017 para perforar 1.160 pozos. De esta manera, se aumentará prácticamente por diez la perforación por encima del promedio de los últimos dos años. Galuccio adelantó que se invertirán U$S 277 millones en las nuevas cuencas, las menos relevantes, pero no desglosó cómo se distribuirán los U$S 1.163 restantes.

El Plan Quinquenal tendrá un efecto inmediato, sobre todo en la provisión de combustible a nivel minorista, ya que se espera que la producción de combustibles líquidos subirá un 7 por ciento este año en relación con el 2011, debido a una mejora en la utilización de las refinerías y nuevas obras de reconversión, más la puesta en marcha de la planta de hidrosulfuración de gasoil en la Refinería de La Plata.

Se invertirán U$S 8.000 millones para incrementar un 37 por ciento la producción de combustibles en cinco años (24 por ciento en naftas y 44 por ciento en gasoil). La tasa de crecimiento anual proyectada es de 5,6 por ciento en naftas, un 9,5 por cientol y 8,1 por ciento en promedio.

Galuccio detalló además que en el primer semestre de 2012, ya se redujeron las importaciones de combustibles un 47 por ciento en relación con igual período de 2011. Asimismo, se incrementó la producción de fuel oil nacional un 46 por ciento. Este punto en particular también suma en el proceso de sustitución de importaciones, ya que en los últimos diez años se venía importando niveles récord de fuel venezolano o brasileño para abastecer las usinas de electricidad, en un curioso planteo que se completaba con la autorización para exportar fuel oil, al mismo tiempo que se importaba.

En relación con la comercialización minorista, Galuccio anunció un aumento de los precios de los combustibles de YPF, reconociendo que “planeamos disminuir paulatinamente la brecha de precios que hoy existe con nuestros competidores”, acotó, y agregó que “esa brecha de precios es hoy del 15 por ciento en el gasoil y 14 por ciento en naftas”. “La idea es crecer en volumen para ser más competitivos en los costos. La empresa está totalmente en línea con el gobierno nacional”, expresó.

La recuperación de recursos humanos calificados también está presente en el Plan Quinquenal. Desde que pasó a control estatal, la empresa incorporó un equipo de expertos de alto nivel gerencial, de nivel internacional y con más de 15 años de experiencia en la industria hidrocarburífera. También puso en marcha un programa de formación técnica y mejora en la productividad para unos 45.000 empleados.

Galuccio adelantó que se halló en la zona de la cuenca del Golfo San Jorge, en la formación D-129, un reservorio con alta capacidad de producir shale oil, en tres nuevos pozos, que sería el segundo mayor descubrimiento después del de la cuenca la neuquina, conocido como Vaca Muerta. Calificó la relevancia del descubrimiento señalando que en el Golfo San Jorge se ubican Aguada Bandera, con un potencial confirmado de 50 billones de pies cúbicos de gas natural (ubicada hacia el lado de la montaña y la Cordillera) y el pozo D-129, con 45 billones de pies cúbicos (situado al este, hacia el mar). En líneas generales las reservas sería un poco menos de la mitad de lo estimado para Vaca Muerta, hoy planteado en 270 billones de pies cúbicos. Además, también hay recursos en el área Confluencia, que hoy opera YPF.

Encontró además otros dos pozos nuevos en el yacimiento neuquino de Vaca Muerta, fuera del ámbito de Loma La Lata. Se trata de los pozos Loma del Molle x-1, en sociedad cin Exxon Mobil y la estatal Gas y Petróleo del Neuquén (YPF tiene el 45por ciento y es el operador) y El Orejano x-2, propiedad total de YPF.

A la par del Plan 100 días, Galuccio explicó que el gobierno estudia apalancar la producción de gas a través de una reformulación del Programa Gas Plus, que hoy fomenta precios diferenciales de entre U$S 4 y U$S 7 por millón de BTU, para que las industrias compren gas local antes que el importado.

De esta manera, se pone en marcha un plan de sustitución de importaciones con un aumento en la producción nacional de gas natural a precios competitivos. En este caso, el techo también será la paridad de importación, que oscila entre 10 para el gas y 23 dólares por millón de BTU para el gasoil.

compartir nota
24 septiembre 2012

Una síntesis del Plan Galuccio

Los comentarios están cerrados.