CHEVRON: ILEGALIDAD Y CORRUPCIÓN

10 de septiembre de 2013

por Félix Herrero*

Muchas actividades,  marchas y declaraciones han provocado el convenio YPF con Chevron (16 de julio de 2013) y el acuerdo que lo comprende entre YPF y la Provincia del Neuquén (28 y29 agosto).

El primer convenio es nulo de nulidad absoluta, porque ninguna Nación organizada como democracia republicana aguanta el secretismo para ocultar medidas que, con toda seguridad, van contra la legislación y la moral pública. También es nula la resolución de la legislatura neuquina, y queda en las responsabilidades de los 25 diputados que aprobaron implícitamente el acuerdo ocultado entre YPF/Chevron, que ni siquiera leyeron. Los partidos MNP de Sapag, el FPV de Parrilli y el Nuevo Encuentro de Sabatella acaban de ser castigado en las elecciones primarias del pasado 11 de agosto por sustentar estos acuerdos. Pero insisten: ¡el poder petrolero es más fuerte que la soberanía de la población!

Este secretismo no se puede fundamentar en la confidencialidad empresaria  (comercial o industrial) ya que se trata de un dominio estatal provincial, de un área estratégica, de una empresa  pública y de un sector propio de la política hidrocarburífera, también de naturaleza nacional.

El contrato YPF/Chevron no puede ser secreto ni nunca pudo haberse firmado sin aprobación del Congreso, como fueron los de J. Perón y A. Frondizi. El Decreto 929 kirchnerista que entrega el petróleo debió ser propuesto como Ley sin atajos decretales.

No se conocen afirmadamente las concesiones a Chevron, pero no pueden mostrarse por inusitadas en la legislación mundial actual. Incluso habría renuncia de la jurisdicción a favor de París y dimisión de la ley aplicable en beneficio de la neoyorkina. Ambos acuerdos deber ser invalidados y no modificados. Las autoridades legislativas que nacerán el 27 de octubre podrán hacerlo.

Es tan ilegal y corrupto el convenio entre Chevron e YPF que esta última ha preferido declararse en rebeldía judicial y no entregar copia del mismo. ¿Esperan el allanamiento judicial a su rica sede en Puerto Madero en Buenos Aires o en la de Chevron en Juan Perón 925? ¿O que continúen las manifestaciones populares en las áreas en extracción, como El Trapial en Neuquén, para obtener un copia del impresentable contrato?

La declaración del Obispo Virginio de Neuquén (“no se puede aceptar formas inmorales”) y la del Equipo de la Pastoral Social de esa provincia son lapidarias al denunciar el carácter deshonesto y arbitrario de estos acuerdos. Así, la pastoral social afirma en “Callar Sería Complicidad” (26 de agosto) que se trata de “una forma inmoral de remediar la emergencia energética”, con disposiciones ilegales e inconstitucionales, y con exenciones impositivas “que autorizarían el inicio de una rebelión fiscal”. Por eso rechaza “por ilegítimo e inmoral este acuerdo de explotación con cláusulas secretas que desconocemos los verdaderos dueños de lo que se entrega, que somos todos los ciudadanos de la Patria, especialmente en este caso los neuquinos. Este solo secretismo lo convierte en inaceptable”.

*Abogado y Lic. en  economía, especialista en energía;  formó parte del Tercer Gobierno del General Juan Perón. Tuvo a su cargo los proyectos binacionales más importante de aquél gobierno en materia hidroélectrica. Es un dirigente político del 73.

compartir nota
10 septiembre 2013

CHEVRON: ILEGALIDAD Y CORRUPCIÓN

Los comentarios están cerrados.