LA DEUDA: REPORTAJE AL LIC. HÉCTOR GIULIANO

26 de septiembre de  2013

La presidente afirmó que hemos pagado, en estos diez años, cifras del orden de los 170 millones de dólares, es decir, más de los 145 mil millones de dólares que debíamos en 2001; y de las estadísticas públicas surge que la deuda performing es de 197 mil millones de dólares. Acudimos al Licenciado en administración, Héctor Giuliano un experto en deuda externa y pública, miembro de numerosas organizaciones, que formó parte del equipo que trabajó sobre las denuncias de Alejandro Olmos sobre ilegitimidad de la deuda externa argentina. Giuliano ha producido una voluminosa obra editada sobre la deuda y una enorme cantidad de artículos en los que ha analizado todas las peripecias del endeudamiento argentino. Actualmente continua esa línea de investigación y es uno de los expertos mas calificados en el tema. Acerca de la deuda hay afirmaciones de distintos sectores absolutamente contradictorias y los números oficiales publicados no son todo lo claros que el ciudadano común requiere para su seguimiento. Estamos ante una futura decisión de la Justicia de Estados Unidos que puede tener consecuencias importantes para la economía nacional, particularmente, para el financiamiento de las importaciones. Le hemos solicitado al Lic. Giuliano que nos informe y aclare el panorama de la deuda en los tiempos que corren. A continuación el reportaje realizado el 26 de setiembre de 2013.

1. Nos quedamos en el 73. Lic. Giuliano, ¿cuál era el total de la deuda pública en moneda extranjera y cuál la deuda pública en pesos, al día en que Adolfo Rodríguez Saa anunció la suspensión del pago de la deuda privada en el Congreso Nacional?

Lic Giuliano. Quiero advertir que la mayoría de los datos sobre deuda pública no pueden tomarse en forma clara y directa de las informaciones del Ministerio de la Economía de la Nación. Incluso muchos datos no se publican. Es decir mucha información sobre la deuda debe ser reconstruida y por lo tanto, en varios casos, debe ser considerada forzosamente como aproximada. De acuerdo a la Metodología Internacional, que sigue el MECON, toda la deuda en pesos se consigna en millones de dólares cualquiera sea la moneda de origen. Hechas estas aclaraciones paso a responder.

El stock de la deuda pública en cabeza del Estado Central, a fin de 2001, era de unos 145.000 (144.500) millones de dólares; y a esa fecha prácticamente toda la deuda era en dólares porque regia la convertibilidad del peso. Sólo el equivalente a 4.700 millones de dólares, un 3.23 por ciento de la Deuda Total, figuraba como deuda en pesos.

2. Nos quedamos en el 73. Es importante precisar cuál era la deuda a los privados y cuál la deuda con los Organismos Internacionales, dado que ésta última no fue suspendida. ¿Podría Ud. brindarnos esos datos?

Lic Giuliano. Al treinta y uno de diciembre de 2001– según datos oficiales del Ministerio de Economía (MECON) – la composición de los 145.000 millones de dólares de Deuda Pública por tipo de acreedor era la siguiente: 55.100 millones de dólares en Bonos, 42.300 millones de dólares en Préstamos Garantizados, 32.400 millones de dólares era deuda con Organismos Internacionales (14.000 al FMI, 9.700 al Banco Mundial y 8.700 al BID), 4.500 millones de dólares al Club de París y otros organismos oficiales, Banca Comercial 2.000 millones de dólares, Letras del Tesoro 6.800 millones de dólares y Otros acreedores 1.500 millones de dólares.

A ese momento no se sabe el monto exacto de títulos en manos de tenedores privados aunque lo eran la mayoría de los títulos públicos – de hecho, 81.800 millones de dólares fueron declarados Bonos Elegibles para el canje 2005 – junto con los Préstamos Garantizados (PG), además de los préstamos de la Banca Comercial y Otros Acreedores, e incluso parte de las Letras del Tesoro.

Una parte importante de las acreencias estaba en poder de las AFJP, que entonces eran privadas.

3. Nos quedamos en el 73. Al anuncio de la suspensión de pagos siguió la devaluación y la puesta en marcha del sistema de pesificación asimétrica que generó nuevas obligaciones del Tesoro, esta vez para compensar a ahorristas del sistema bancario y a los propios bancos como consecuencia del refinanciamiento. ¿Cuál fue el monto de esas obligaciones?

Lic Giuliano. Según la información del MECON dada en su momento, entre 2001 y 2003 se emitieron bonos públicos para compensar la pesificación asimétrica – dados a bancos y ahorristas – por unos 31.000 millones de dólares.

Hasta el Megacanje del 2005 no habría habido nuevas emisiones pero no se sabe si luego fueron reconocidas por esta vía sumas relevantes por juicios contra el Estado.

4. Nos quedamos en el 73. Además, en ese tiempo, el gobierno demandó nuevos créditos a los Organismos Internacionales para atender las funciones públicas como, por ejemplo, el Plan Jefes y Jefas de hogares.

Lic Giuliano. Sí, en efecto, los Organismos Financieros Internacionales efectuaron préstamos a la Argentina después del default de 2001 pero el balance entre otorgamiento de préstamos y reembolsos fue negativo para la Argentina durante los primeros años de la post-convertibilidad.

El hecho que el gobierno utilizara y utilice gran parte de esos préstamos – que se toman obviamente en moneda extranjera – para financiar gastos que se pagan en pesos constituye un despropósito. Esos son los casos de obras viales e inversiones públicas de infraestructura general.; con el agravante que muchos de esos fondos se asumen para sostener planes sociales, como el de Jefes y Jefas de Hogar, que no tienen capacidad de repago.

5. Nos quedamos en el 73. En consecuencia ¿cuál era el monto de la deuda pública en moneda extranjera y en moneda nacional, discriminando entre deuda pública con los privados y deuda con los Organismos Internacionales cuando se inicia el canje en 2005?

Lic Giuliano. Al treinta y uno de marzo de 2005 el stock oficial de la Deuda Pública del Estado Central era de unos 191.000 millones de dólares. Pero a esta cifra debe restársele 19.000 millones de dólares de intereses devengados después del default, que abultaban artificialmente dicho stock porque no correspondía computarlos como deuda porque el devengamiento de los intereses se interrumpe con el estado de cesación de pagos que arrastraba el país desde fines de 2001.

El saldo real a la fecha citada (stock pre-canje) – sin contar esos intereses e incluyendo otros movimientos menores (positivos y negativos) – era así de unos 175.000 millones de dólares y no 191.000.

De este importe de 175.000 millones de dólares – ya producida la pesificación asimétrica, que cubrió la diferencia de cambio posterior a la devaluación del 2002 con deuda nueva – aproximadamente unos 48.000 millones de dólares (27 por ciento ) correspondía a deuda en pesos y 127.000 millones de dólares en moneda extranjera (73 por ciento).

Las estimaciones sobre deuda en manos de tenedores privados ya fue contestada.

6. Nos quedamos en el 73. Sabemos que la deuda con los Organismos Internacionales no estuvo nunca en default. ¿Cuál era el monto de esa deuda en 2005 al iniciarse el canje?

Lic Giuliano. Según el Boletín Fiscal del MECON al treinta y uno de marzo de 2005 el saldo de deuda con los Organismos Financieros Internacionales era de 29.000 millones de dólares – un total algo menor al de fin de 2001 que era entonces de 32.400 millones de dólares- a saber 12.600 millones de dólares FMI, 7.400 millones de dólares BIRF-Banco Mundial y 8.900 millones de dólares BID.

7. Nos quedamos en el 73 Interesa identificar, de la deuda que se negoció, la moneda, y que corresponde a títulos y préstamos.

Lic Giuliano. El Megacanje Kirchner-Lavagna de 2005 se hizo sobre la base de 81.800 millones de dólares de Bonos Elegibles que eran todos títulos, no préstamos.

De ese monto, aceptaron el canje tenedores por 62.300 millones de dólares (el 76 por ciento) y los 19.500 millones de dólares restantes quedaron afuera (holdouts).

Contra los 62.300 millones de dólares de bonos rescatados el gobierno entregó 35.300 millones de dólares de bonos nuevos: una quita general promedio del 44 por ciento (27.000 millones de dólares), aunque esta quita en la práctica fue compensada completamente con la entrega de cupones PBI (VLPBI).

Según tipo de moneda los 62.300 millones de dólares rescatados correspondían 9.300 millones de dólares (15 por ciento) a deuda en pesos y 53.000 millones de dólares (85 por ciento) a moneda extranjera mientras que los nuevos bonos emitidos aumentaron la proporción de la deuda en pesos: sobre los 35.300 millones de dólares de nuevos títulos, 15.500 millones de dólares (44 por ciento) correspondían a pesos y 19.800 millones de dólares (56 por ciento) a moneda extranjera.

Esta proporción se mantendría también para el monto de los VLPBI que, como dijimos, compensaba en forma íntegra la quita efectuada.

8. Nos quedamos en el 73 En estos últimos días de septiembre de 2013, ¿cuánto es lo que hemos cancelado de los distintos canjes – el monto de cancelación – independientemente de las fuentes de financiamiento de esos pagos – tanto en pesos como en dólares – y cuánto es lo que aún debemos de los montos que nos hemos comprometidos a pagar en los distintos canjes? ¿Cuál es el total para 2013 y el calendario de vencimientos futuros?

Lic Giuliano. Lo pagado desde el 2005 hasta la fecha sobre esta deuda en bonos del Megacanje Kirchner-Lavagna corresponde sólo a Intereses y Cupones PBI porque los vencimientos de Capital se producen en general a largo plazo (30, 35 y 42 años).

Lo abonado hasta ahora en función de los nuevos bonos del canje (2005-2010) no se conoce exactamente en cuanto a los intereses, que fueron pactados a una tasa equivalente del 8.28 por ciento anual.

Por cupones PBI se habrían pagado ya unos 9.000 millones de dólares y se estima que faltarían pagar otros 16.000 millones de dólares, pero tampoco hay cifras consolidadas en firme sobre este punto.

Ello deriva de la falta de datos oficiales y también del desconocimiento de las recompras de deuda.

La presidenta ha dicho recientemente que la Argentina pagó durante el decenio 2003-2012 unos 173.000 millones de dólares de Deuda Pública aunque no se conoce información desagregada alguna al respecto.

Lo que la presidenta omitió decir es que todos los vencimientos de capital se pagaron y se pagan con nuevas deudas, de modo que el saldo neto no baja y que, por el contrario, la toma de deuda adicional aumenta continuamente ese total.

Los vencimientos de capital y el pago de intereses son fuertemente crecientes en los próximos años: 36.500 millones de dólares este año (2013), 44.300 millones de dólares en 2014 y 49.000 millones de dólares en 2015, en concepto de capital – que no se paga sino que se refinancia en su totalidad y además se toma deuda nueva – y paralelamente 8.200 millones de dólares (2013), 12.200 millones de dólares en 2015, que se tienen que pagar por intereses.

Estos importes, sin embargo, varían considerablemente según las fechas de corte de la información y no coinciden comparando las proyecciones de la Oficina Nacional de Crédito Público (ONCP) del MECON con los datos de los presupuestos anuales.

9. Nos quedamos en el 73 ¿Cuánto fue el monto de deuda original que el gobierno propuso para el canje y cuánto le fue efectivamente canjeado en el primer y segundo canje?

Lic Giuliano. Sobre los 81.800 millones de dólares de Bonos Elegibles, sumando los resultados de 2005 y de 2010, se ha canjeado – según el gobierno – el 93 por ciento del capital: unos 76.000 millones de dólares (quedando 6.000 millones de dólares todavía en manos de los holdouts).

Por el total de los bonos rescatados – los 76.000 millones de dólares citados – se habrían colocado bonos nuevos por 41.000 millones de dólares; pero la diferencia de valor, como ya dijimos, se compensa con los VLPBI.

10. Nos quedamos en el 73¿Cuánto recibieron los acreedores respecto del valor nominal de la deuda presentada al canje en cada caso?

Lic Giuliano Según surge de las cifras antedichas, la quita general fue de un 46 por ciento (76.000 millones de dólares de bonos canjeados contra 41.000 millones de dólares de nuevos bonos emitidos a cambio), lo que significa que por cada 100 dólares canjeados los acreedores percibieron 54; pero como el gobierno les entregó cupones PBI por valor de 48 el monto por el que los bonistas entraron al Megacanje en definitiva fue mayor que el valor nominal de los bonos viejos (102, producto de 54 más 48).

Esto es muy importante porque significa que, en realidad (y al contrario de lo que se dice) no hubo quita neta con el Megacanje Kirchner-Lavagna de 2005-2010.

11. Nos quedamos en el 73. Con esa información ¿Cuánto fue la quita nominal realizada en cada uno de los canjes? En función de estos elementos, y dado que Ud. tiene una visión muy precisa sobre el nivel real de la quita negociada, que difiere de la del gobierno, ¿cuál es el real porcentaje de la quita lograda en el canje? ¿Hay una quita inicial y una quita efectiva que tiene que ver con la proyección de los pagos de capital e interés originales y el capital, ajustes y rendimientos en los pagos pactados por los canjes? ¿Cuál sería entonces la quita real lograda?

Lic Giuliano. Conforme lo explicado en el punto anterior no hubo quita real con el Megacanje Kirchner-Lavagna: el gobierno, y en particular el MECON, confunde a la opinión pública cuando habla de “quita” porque omite abiertamente decir que esa quita fue totalmente compensada con los cupones PBI.

12. Nos quedamos en el 73 ¿Puede explicarnos lo que significó para el acreedor promedio la entrega de Bonos ajustados por PBI?

Lic Giuliano. Por lo mismo que lo contestado en los dos puntos anteriores, lo acreedores que entraron en las dos etapas del Megacanje no sólo no perdieron dinero por quita – compensada con los VLPBI – sino que, por el contrario, habrían visto incluso aumentado su monto con respecto al valor nominal original (102 contra 100).

Y todo ello no contempla los extraordinarios márgenes promedio de los nuevos tenedores de bonos – en su mayoría fondos de inversión (particularmente “fondos buitre”) – que compraron esos títulos a valor de “bonos-basura” (hasta 20 y 15 por ciento de su valor después del default de 2001) y luego los canjearon en función del valor nominal o facial.

Paradójicamente los “fondos buitre” pendientes de arreglo (no los que ya entraron en los dos canjes) están reclamando en Nueva York por valores nominales teóricos inferiores a los del Megacanje (100 contra 102).

13. Nos quedamos en el 73. Nos quedan los holdouts. ¿Qué cláusulas perjudiciales para la Argentina incluyeron los nuevos bonos que hacen hoy más gravosa para el país las resoluciones de la Justicia de Nueva York si es que esta fuera negativa para el país?

Lic Giuliano. Además de las tradicionales cláusulas de prórroga de jurisdicción ante tribunales extranjeros y de renuncia a oponer la inmunidad soberana – análogas de las refinanciaciones anteriores – la administración Kirchner agregó con el Megacanje otras nuevas, como la Cláusula del Acreedor más favorecido (si nuestro país concede a los holdouts mejores condiciones que a los bonistas que ya entraron en el canje está obligado a equipararle las condiciones a los que ya lo hicieron), la Cláusula Cross Default (si se incumple una sola de las obligaciones ello equivale a la caída de todas en default), la Cláusula Negative pledge o de no-hacer (inhibición de afectar bienes en garantía con acreedores de otras deudas), etc.

En principio, la más grave e inmediata es la cláusula del Acreedor más favorecido porque en caso de ratificarse los fallos en contra de los tribunales de Nueva York la Argentina no sólo tendría que hacerse cargo del pago a los “fondos buitre” sino además se le presentaría el riesgo cierto de reclamos de los acreedores que ya entraron en los canjes 2005 y 2010 por las diferencias producidas; si bien la aplicabilidad de esta cláusula es discutible.

14. Nos quedamos en el 73 ¿Cuánto le debemos sumar a la deuda que estamos atendiendo, en pesos y en  dólares, si la Justicia acepta el criterio del “canje 3” o bien cuánto si se lo deniega?

Lic Giuliano. No hay datos oficiales ni estimaciones privadas al respecto: se ha hablado de montos del orden de hasta 20.000 millones de dólares en caso de aplicación de las sentencias – que involucran capital, intereses acumulados, punitorios, gastos y honorarios – y pueden ser amplificadas si se aplicara la cláusula del acreedor más favorecido. Pero no existen cálculos de base cierta al respecto.

La paradoja es que, con o sin reapertura del Megacanje (“canje 3”) la Argentina no tiene los fondos necesarios para cubrir los servicios de la deuda pública en su conjunto.

15. Nos quedamos en el 73En este último caso, a cuanto ascendería el total de nuestra deuda si se aplicara la cláusula del acreedor más favorecido? En honor a la mayor claridad precísenos cómo y porque existe esa cláusula del acreedor mas favorecido.

Lic Giuliano. Ya he respondido. No se cuenta con datos para poder hacer ningún cálculo cierto.

Pero a ello hay que agregar que – como también se dijo antes – no está claro que la cláusula del acreedor más favorecido sea de aplicación en este caso porque no se trataría de una mejora dada voluntariamente por el país a los holdouts sino del cumplimiento de una sentencia judicial.

Por otra parte – y esto es muy importante – estos holdouts (en su casi totalidad “fondos buitre”) recibirían el reconocimiento del valor nominal de los bonos viejos en su poder pero no tendrían derecho a los VLPBI porque esos cupones fueron un “regalo” para estímulo a quienes ingresaran al Megacanje pero no un derecho adquirido por todos los acreedores por su condición de tales. Caso contrario estarían recibiendo un privilegio indebido.

Como punto adicional, cabe anotar que la aplicabilidad de esta cláusula del acreedor más favorecido vence a fines de 2014, por lo que se especula que si el gobierno lograra estirar sus apelaciones hasta esa fecha no estaría entonces sujeto a las actuales complicaciones por este problema.

16. Nos quedamos en el 73 Parte de las cancelaciones de los canjes se ha realizado con nuevos créditos, esta vez, tomados en organismos oficiales. ¿Cuál es la deuda del Tesoro con los distintos organismos y en que monedas está nominada?

Lic Giuliano. Según cifras al treinta y uno de diciembre de 2012 – última información oficial disponible – el stock de la Deuda Pública era a esa fecha de 209.000 millones de dólares (197.500 millones de dólares de deuda performing o en cumplimiento y 11.500 millones de dólares de deuda con holdouts o tenedores de bonos que no entraron en el Megacanje).

Del total de la Deuda performing de 197.500 millones de dólares el 58 por ciento – unos 115.000 millones de dólares – está contraída con agencias del propio Sector Público.

Esta Deuda intra-Estado, fuertemente creciente, se encuentra colocada principalmente en el Fondo de Garantía de la ANSES (que administra el dinero de los jubilados), en el BCRA (por el pago de deuda externa con reservas internacionales, que se dan contra entrega de Letras intransferibles al Banco a 10 años de plazo), en el Banco Nación (BNA, con la mitad de la cartera de créditos prestada al Estado) y en otros organismos (AFIP, FFRE, Lotería, PAMI, etc.).

17. Nos quedamos en el 73 Para un resumen final ¿cuál es la deuda actual – sin considerar a los holdouts – en dólares y en pesos, que mantenemos con acreedores privados y cuál la que mantenemos intra estado?

Lic Giuliano. Del total de deuda performing de 197.500 millones de dólares un 40 por ciento está en pesos – equivalente a 81.100 millones de dólares – y un 60 por ciento en moneda extranjera,  116.400 millones de dólares.

La deuda intra-estado, como se ha dicho, es el 58 por ciento de este total – unos 114.800 millones de dólares – 57.500 millones de dólares son deuda con acreedores privados y 25.200 millones de dólares son deuda con organismos financieros multilaterales y bilaterales: en total, los 197.500 millones de dólares.

18. Nos quedamos en el 73 ¿Cuánta de esa deuda está ajustada por PBI y cuánta ajustada por CER?

Lic Giuliano. La deuda en pesos ajustada por inflación – coeficiente CER, que replica el IPC del INDEC – equivale a unos 35.100 millones de dólares.

No hay deuda ajustada por PBI. El incremento del PBI juega sólo con el pago de los VLPBI, que se produce cuando el aumento supera el 3.22 por ciento anual. Pero como estos instrumentos son acumulativos desde un año base (2005) las cifras son siempre crecientes.

19. Nos quedamos en el 73¿Cuál es el cronograma comprometido de pagos con los privados? ¿Cuánta es la deuda con los organismos internacionales y el cronograma de pagos?

Lic Giuliano. No se tiene una discriminación exacta de las proporciones de pago de intereses y refinanciamientos de capital pero estos servicios están en línea con la distribución de las obligaciones por tipo de acreedor según lo mencioné antes.

20. Nos quedamos en el 73 La presidente declaró que hemos pagado 170 mil millones de dólares ¿Cómo se compone esa cifra? ¿Moneda de pago? ¿Cómo se financió?

Lic Giuliano. Fuera de las declaraciones de la presidenta en su discurso del 26 de agosto pasado no se tiene ninguna otra información o dato desagregado sobre esa cifra de pago en el decenio 2003-2012.

Salvo el pago de Intereses y cupones PBI, la totalidad de los vencimientos de capital se cubrieron con nuevas deudas, fundamentalmente con deuda intra-Estado.

21 Nos quedamos en el 73¿Quiere Ud. agregar otros conceptos?

Lic Giuliano. Por ahora, habiendo respondido a su cuestionario bastante específico, no hay otras cosas relevantes que agregar, salvo un comentario final acerca que, con o sin reapertura del Megacanje, el gobierno no tiene los recursos necesarios para poder atender los servicios de la Deuda Pública – que son crecientes en cuanto a capital, intereses y cupones PBI – que estas perspectivas de pago se agravan con los fallos de los tribunales de Nueva York y que el monto muy elevado de la deuda intra-Estado con que se sostiene esta situación está llegando al tope de las posibilidades fiscales.

Nos quedamos en el 73: Licenciado Giuliano muchas gracias por su amabilidad y sus respuestas.

compartir nota
26 septiembre 2013

LA DEUDA: REPORTAJE AL LIC. HÉCTOR GIULIANO

Los comentarios están cerrados.