FRACKING Y LEY DE HIDROCARBUROS

30 de Octubre de 2014

PUBLICADO EN CLARIN

por Félix Herrero

Entre las muchas interpretaciones acerca de las intenciones de legislar sobre una nueva norma de legislación sobre el petróleo no faltan aquellas que dicen que el apuro manifestado por el gobierno nacional que finaliza su mandato no es porque se crea que con la Ley se obtendrá la llegada de capitales que cada vez exigen más subsidios y que en breve lapso de tiempo pueda lograrse el autoabastecimiento perdido y añorado.

Las verdaderas causas. 1) Las reales causas hay que buscarlas en el beneficio de las compañías petroleras internacionales (las IOC en inglés) que vienen prometiendo inversiones en Vaca Muerta que no terminar por registrarse a los niveles prometidos, en la mayoría de los casos desconocidos porque a pesar de la información que Chevron se comprometió por 1280 millones de dólares, la verdad es desconocida porque se encuentra en el acuerdo secreto entre YPF/Chevron y luego inferido en la ley de la  Provincia de Neuquén acordando con YPF. Por supuesto que los “compromisos secretos” de los acuerdos de YPF con Dow Chemical y Petronas repite este antidemocrático secreto de ignorar a la población, e incluso a legisladores nacionales y provinciales, como a jueces ignorados en sus fallos, poniendo en debilidad todo el sistema judicial argentino.

2) También en favorecer a la técnica del fracking y a las compañías petroleras que la practican creyendo que con ello recuperarán la autoprovisión de gas natural y petróleo crudo que perdieron. Por eso en los considerando de la ley se insiste en llamar a las empresas de servicios y de extracción que en Estados Unidos la llevan a cabo.

El movimiento anti-fracking: Las reacciones no racionales provocan por lo general un mayor número de reacciones. Por eso en Argentina se extiende un movimiento a favor de la anulación definitiva o temporal (moratoria) del fracking, Este movimiento ha logrado que 47 comunas lo han “interdicto”, con una extensión de tres departamentos en el Uruguay.

Dicho movimiento se ha expandido fuertemente en la cuna del mismo en América del Norte (sobre todo Estados Unidos y Canadá) donde 3 Estados lo han prohibido, otros dos exigen la publicidad de los geles químicos que se utilizan en la operación y que no son precisamente elementos que están en las cocinas gastronómicas ni en el aseo de oficinas y hogares, y 418 condados lo han vedado permanente o temporalmente. en nuestro país con Vaca Muerta, que se extiende al Uruguay y al sur de Chile.

Este movimiento que alcanza a varios países latinoamericanos ha comenzado a coordinarse. La Asamblea por Territorios Libres del Fracking (ATLF)  que encabeza la lucha contra esta técnica de explotación petrolera asistió en la primera quincena de octubre a una reunión continental en la ciudad de México. Bajo el nombre de Diálogo del Extractivismo en América Latina convocada por la fundación alemana Henrich Böell se realizó la primera reunión en la que no participaron Canadá, Ecuador, Paraguay, Surinam, Venezuela y Uruguay. En este último país dos departamentos han prohibido esta práctica. La Fundación Bölll corresponde a la Alianza 90/Los Verdes y se encuentra en Berlín con filiales en México, Brasil y Chile.

La próxima reunión del Diálogo se reuniría en marzo o abril de 2015, en la ciudad de Buenos Aires.

La caída del precio del petróleo y la geopolítica del fracking: La temática mundial. Dos relaciones internacionales han puesto sobre el tapete la futura práctica del fracking. Una es la caída del precio (a menos de 80 dólares el barril cotizó durante la sesión del 27 d abril el crudo intermedio del oeste texano). Muchos analistas consideran que con este precio el fracking deja de ser rentable, a menos que los subsidios aumenten en momentos de recesión de muchos de los países industriales. Hasta ahora, aún con los informes del Banco Mundial que presenta que durante 1915 y 1916 se consolidará el descenso de los precios de las materias primas y del petróleo (FMI, Perspectivas de la Economía mundial, octubre 2014) no hay consenso que no se trata de un movimiento de naturaleza coyuntural.

El segundo problema es de la geopolítica petrolera: si Estados Unidos deja de lado la decisión tomada en 1973 (año en el que perdió su autoabastecimiento) de prohibir la exportación de crudo podría proveer a la Europa occidental, para que siguiendo a Alemania se nutra del gas de Rusia. El problema, que alcanza a la crisis de Crimea y de los países árabes del Medio Oriente plantea severamente una vez más el conflicto internacional del que el petróleo tiene un rol principal.

Argentina no logra tener una política de Estado: Mientras tanto, sin análisis profundos y sin una política estratégica de Estado que se desprenda de intereses partidarios inmediatos por razones mediáticas y de algunos confidenciales intereses personales, asociados con los grupos financieros internacionales y las petroleras euroamericanas, nuestro país no logra tener una política que no sea mediáticamente electoral y que no ilusione con “doradismos” banales.

Se dijo cuando no se quiso nacionalizar YPF y solo convertirla en una sociedad mixta (26% del Estado Nacional y un 25% de las Provincias aún ausentes en su directorio y asamblea) que la participación accionaria privada y extranjera asociaría con capitales petroleros extranjeros que aportaría además conocimiento técnico que YPF habría perdido. Los resultados están a la vista: en el 49% privado solo hay fondos financieros e, incluso, cerca del 3,5% del capital accionario de la empresa mixta, fondos buitres, de los cuáles se habla pero en realidad se asocian.

Estos fondos buitres, con recónditos secretos en las islas piratas de los paraísos fiscales no asustan a las actuales autoridades internacionales de YPF, que no tienen el menor rubor cuando crean cuatro sociedades filiales, las cuatro hermanas del Shale Gas en uno de los paraísos fiscales situados en el territorio de los Estados Unidos, en Delaware, donde hay más sociedades registradas que habitantes. Delaware, junto con Nevada, como muy bien conoce el santacruceño adoptivo….. es otro de los paraísos fiscales de Estados Unidos.

La trampa del fracking: El fracking hoy se presenta como una gran panacea, el denominado doradismo por quienes ven más perjuicios que los que trae. Si hubiera como lo hay en economía (Tasa interna de retorno) o en energía (tasa energética de retorno o ERON en inglés) la tasa mostraría que los perjuicios a largo plazo, son mucho más que los beneficios que a corto plazo se obtienen. Por eso hay tanta burbuja frackinera, causada por la rápida declinación de sus formaciones.

Para los que se convencen con las campañas terminan por ver en el fracking una gran esperanza (el retorno al autoabastecimiento) que cura todas las desgracias de su pérdida y la elevación de los precios por la necesidad de importar. No bastan los eufemismos para limitar los perejuicios: llamar inducción hídrica a la fracturación del subsuelo, sobreelevar el concepto de autonomía petrolera luego de razonar que no importa importar, porque los grandes países como Estados Unidos y China se proveen de petróleo del exterior, o llamar confidencialidades industriales al secretismo de los contratos internacionales del petróleo. Pero el gran “eufemismo” es ignorar el Principio Precautorio, establecido por las Naciones Unidas (Declaración de Río sobre el Ambiente y el Desarrollo, 1992), la Unión Europea (Consejo Europeo, Niza, 2000) y por nuestra legislación.

Este principio dice que cuando no hay certidumbre de los efectos negativos que provoca un riesgo debe evitárselo. En nuestro país se ha instalado un cuadrado maléfico para el fracking: su base consiste en evitar el Principio Precautorio, sus lados laterales consisten en el uso sin límites del agua gratuita y obtener subsidios económicos cuantiosos. El lado superior que cierra el cuadrado es crear un sistema frackinero de corto plazo, inestable, no sustentable que termina por prolongar la matriz energética de carácter fósil, tanto en nuestro país como en los Estados Unidos, y por ende la matriz energética mundial.

Este cuadrado que no es el mágico de los doradistas del medioevo es aceptado con las dos creencias por las cuales en muchos condados estadounidense triunfa la opción pro-fracking: trae autoabastecimiento nacional y crea trabajo local. La creación de trabajo que no toma en cuenta la pérdida de otros muchos es parte de la narración del fracking: en Estados Unidos desde el 2010 se han creado 60.000 empleos nuevos (según algunos analistas) contra la creación total de 9 millones que tuvo el país en todas sus actividades, o sea solo un 0.75). En nuestro país se dice en forma similar que el fracking crea trabajo para los argentinos: hay cálculos que afirman que creó 3 mil trabajos nuevos y se muestra el crecimiento de Añelo, la actual capital del petróleo no-convencional, como ejemplo de este efecto positivo. Pero quiénes hacen estas afirmaciones olvidan el trabajo frutócolo que se pierde en el Alto Valle de Río Negro, y cuando hablan de Añelo se olvidan de hacerlo con Ríncón de los Sauces, la antigua capital neuquina del petróleo convencional. Para muchos todavía el fracking es el cuadrado mágico que predecía y curaba todos los maleficios.

compartir nota
04 noviembre 2014

FRACKING Y LEY DE HIDROCARBUROS

Los comentarios están cerrados.