Atracción Fatal

Carlos Leyba

Todos los operadores estiman que el dólar para fin de año tendrá un valor menor que el que suponían hace unos meses. La causa es obvia, el 75 por ciento de los dólares de no residentes, que llegan al país, se estacionan en el microcentro y se convierten en pesos que van a dormir a Lebacs que les garantizan el rendimiento en dólares más alto del Planeta. La vieja bicicleta financiera, que se inaugurara en tiempos de J.A. Martínez de Hoz, ha sido superada por lo que podemos llamar hoy la motocicleta financiera. Ritmo y niveles incomparables. Veamos.

El stock de Lebacs emitidas por el BCRA asciende aproximadamente al equivalente en pesos de 65 mil millones de dólares (más que las Reservas) y el Central paga por esa colocación una tasa de interés en pesos del orden del 29 por ciento.

Una marea de pesos se emite mensualmente para mantener el entusiasmo de los que pedalean que, cada tanto, toman ganancias en dólares simplemente extraordinarias.

El ejemplo cunde y fluyen a estas pampas dólares y dólares, que pugnan por colocarse en pesos para entrar en Lebacs; y pedaleando, pedaleando, retornar a los dólares para hacer la toma de ganancias y dale que va.

Para los excedentes financieros es una colocación segura, líquida y rentable como ninguna otra. Los efectos son deletéreos.

La cotización del dólar en pesos de valor real se atrasa sistemáticamente, porque los dólares se agolpan para convertirse en pesos a la espera del retorno extraordinario; la oferta verde cambiaria supera a la demanda.

La tasa de interés al interior de la economía no descansa y alcanza valores extraordinarios que replican lo que paga el BCRA por las Lebacs y de esa manera conforman, de una manera u otra, una presión extraordinaria sobre los costos de todas las actividades.

El dólar cumple así la función de ancla cambiaria para contener transitoriamente la inflación mientras el BCRA usa la tasa de interés como anzuelo para capturar los pesos que, por distintas vías, financian el déficit fiscal, convencidos que la “tasa” amortiguará las presiones inflacionarias.

Los resultados del conjunto de esas políticas son decepcionantes, tanto por el volumen explosivo de la deuda acumulada del Banco Central, como por los escasa respuesta en el apaciguamiento del ritmo de inflación, como por el ya mencionado atraso cambiario que está contribuyendo, como una cadena de transmisión, a convertir el enorme déficit fiscal en un creciente déficit de cuenta corriente.

Una anécdota menor es que entusiasmados con el progreso de la industria cambiaria, los “arbolitos” han sido legalizados por el BCRA. ¿Un signo de desarrollo y progreso de los mercados? Simpático.

Pero con la tasa de interés en pesos para las Lebacs, calculada para contener el ritmo de la inflación nacional, no hay quien pueda imaginar un rendimiento superior en términos reales. Esa inversión financiera, inmediata, de rendimiento máximo, sin riesgos y con liquidez, no tiene ninguna alternativa comparable.

Si bien no es la única causa, contribuye sólidamente a demorar – o lo que es lo mismo impedir por ahora – la tasa de inversión necesaria para comenzar a curar los males estructurales de la Argentina. Más adelante comentaremos esto. Pero, por ahora, volvamos a la motocicleta financiera más rápida y más segura que la vieja bicicleta de los tiempos de Joe.

El principio del pedal financiero tipo bicicleta se puede expresar de esta manera: dame una tasa de inflación elevada y congelame el tipo de cambio, poneme tasas de interés grosas, y dejame entrar y salir libremente en el mercado cambiario.

El principio del pedal financiero tipo motocicleta es lo mismo, nada más que viene garantizado por papeles del BCRA.

La puesta en práctica de estos principios, con el actor principal de riesgo cero que es el BCRA, compone lo que podemos llamar una atracción fatal para la economía real. A nadie que le sobre le permite escaparse de sus encantos (atracción) aunque (como lo indica la historia) todo siempre ha terminado fatal. Nadie puede escapar de sus encantos. Los efectos, repito, son deletéreos es decir tóxicos en el máximo nivel.

Un buen ejemplo de lo que es una “Atracción fatal” se expone en la película del mismo nombre. ¿Recuerda?

Michael Douglas, casado jefe de familia, pierde los estribos frente a los “encantos” de Glenn Close, y la aventura, supuestamente transitoria, de fin de semana, se convierte en una pesadilla con final horrible. Una perinola en la que sale “todos pierden” aunque, siempre, la última foto es de final feliz: “superamos la crisis”.Sí. Pero primero atravesamos la fatalidad de la crisis.

El concepto “atracción fatal” para estos casos nace, esencialmente, de una convocatoria programada. No es algo que ocurre y que se impone y nos arrastra. No. Es una estrategia.

Recordemos el primer ejemplo que ocurrió en la segunda mitad de los 70. Se fijo una cotización del dólar en función de una tablita de ajuste que resultó en ajustes muy inferiores a la tasa de inflación. El tipo de cambio asistía a una revaluación permanente.

El sistema financiero funcionaba con garantía irrestricta de los depósitos por parte del BCRA. Para atraer depósitos las entidades ofrecían tasas de interés que pretendían colocarse por encima de la tasa de inflación y las mismas alimentaban las expectativas inflacionarias.

La consecuencia fue la revaluación cambiaria permanente, el incremento descomunal de las importaciones, el desplazamiento de la oferta local de valor agregado (industria) de los bienes transables y el déficit de la cuenta corriente que, junto con el déficit fiscal generado estructuralmente por la falta de inversiones reproductivas, se financiaba con deuda externa que generaba los dólares que aplastaban el tipo de cambio y permitían el festival de importaciones, popularizado por el turismo con el déme dos.

La atracción que se genera en los inversores es el alto rendimiento en “moneda dura”: la tasa de interés de los pesos reconvertidos a dólares es única en el Mundo. La atracción que se genera en los consumidores de mayores ingresos es la obtención de bienes importados de “alta gama” a precios de oferta, se fomenta el turismo hacia el exterior.

Lo fatal es que se genera, hacia adentro, un impacto más negativo cuanto mayor es el valor agregado en los bienes transables, hablando del sector productivo; se genera un déficit estructural de la cuenta corriente del Balance de Pagos; se incrementa la deuda externa.

Pero como las inversiones reales son desplazadas por las inversiones financieras, el aparato productivo no se expande y más aún, se retrae y como consecuencia de ello no sólo se reduce la tasa de empleo sino que también se contrae la capacidad de generar tributos, por caída en la producción local. Y además se experimenta una presión hacia el mayor gasto público para compensar los problemas sociales que se derivan de la política que genera tantas atracciones … fatales.

Los años de J.A. Martínez de Hoz, como los de Domingo Cavallo, como los de CFK y como los que se diseñan hasta aquí, gozan, en sus primeros momentos, de una anuencia en muchos sectores.

Primero en el sistema financiero, cuyo peso es extraordinario en la formación de opinión pública; segundo en los sectores sociales altos y medios que encuentran barato y disponibles los bienes de alta gama importados más la posibilidad del turismo y para sectores medios medios el turismo de consumo.

Ese es el núcleo de la atracción. Satisface a los sectores excedentarios o con acceso a fuentes de crédito externas y “alegra” el alto perfil de consumo de los sectores altos, medios altos y medios medios. Unos se entusiasman con realidades y otros con aspiraciones a esas realidades que son más o menos vecinas.

Lo vivimos. La economía de la Dictadura, para esos sectores, tuvo una satisfacción innegable, como la tuvo la época fulgurante de la convertibilidad. E inclusive durante el proceso de real deterioro de la economía K, Cristina mantenía altos niveles de satisfacción marcados por los mismos rendimientos de colocaciones financieras y lo que hemos sintetizado en el turismo.

Ese es el escenario de la atracción. Lo que dura un fin de semana. Que es lo que imaginaba Michael Douglas.

Pero detrás de la atracción basada en lo efímero, está la realidad de lo que se destruye y se convierte en la venganza fatal.

La locura de la Dictadura causo rápidamente enormes males. Malvinas fue una tangente infame para zafar del oprobio. Pero la suma de excesos se prorrogó y por las razones que fuera, el radicalismo, se convirtió en una administración de esa crisis que explotó en la hiperinflación.

Pero debajo de la explosión y previamente se habían acumulado males de larga duración: el deterioro del capital productivo y la destrucción del capital social que abrió la puerta al aluvión de la pobreza.

La convertibilidad fue una suerte de Malvinas económica. Condenó a la economía a un eterno endeudamiento mientras continuaba el desmantelamiento del aparato productivo. Es cierto, la inflación se derrumbó y el país tuvo años de estabilidad. Estabilidad financiada con deuda externa a tasas crecientes. Cuando llega la Alianza la fatalidad de esa atracción ya había desembarcado.

Año tras año se deterioraba la capacidad de agregar valor, el equipo de capital reproductivo no alcanzaba para generar empleo ni tampoco equilibro fiscal. La deuda garantizaba el flujo de bienes importados y estos, al mismo tiempo, el déficit de la cuenta corriente y la estabilidad de los precios de los bienes transables. Siempre en algún lugar se produce mas barato.

Siempre atracción temporaria y final fatal.

Que esa dinámica goce de apoyo importante en la opinión pública no es novedad. En las formas ni JA Martínez de Hoz, es igual a Cavallo y este no es igual a CFK. Pero en todos esos tiempos el entusiasmo financiero y de los consumidores de nivel rigió por mucho tiempo y en todos los casos todo terminó mal; hiper inflación, hiper desocupación o como ahora una herencia de crisis latente que el PRO la administra con deuda, retraso cambiario y bienestar financiero.

Sobre estas condiciones macro navegamos. La Dictadura emprendió reformas. Roberto Aleman planteo las tres “D” desestatización, desregulación, desinflación. Más allá de compartir o no esas “reformas”, las mismas naufragaron en el mar que navegábamos que fue la primera edición local de la Atracción Fatal.

Cavallo puso en marcha suculentas reformas en materia tributaria, fiscal, previsional. Más allá de compartir o no, fueron importantes los traspasos de los servicios a las provincias, el cambio del sistema previsional, etc.

Pero el naufragio ocurrió con él mismo al timón. Lo hundió la bravura del mar que él había agitado. La Atracción Fatal II. Entusiasmo y debacle que culminó en la mayor crisis económicas, social y política de los últimos 70 años.

La economía se hundió y entramos en default, la pobreza explotó y la sociedad se quebró con – todavía – un tercio de los argentinos en la pobreza, y los partidos políticos, prácticamente, han desaparecido y han sido sustituidos por “liderazgos” mediáticos.

Lo que sabemos es que todas esas experiencias empezaron igual: entusiasmo financiero y de consumo de alta y mediana gama, que generan soporte político y simpatía mediática.

Las experiencias también terminaron igual: crisis enormes. Y en ambos casos estallido retardado. Como si se tratara de bombas de efecto retardado. La metáfora de la Atracción Fatal.

La gestión PRO está en la etapa de las reformas. Algunas hacia el interior de la economía, otras en el marco de las relaciones comerciales internacionales. En esta última parte hay una escala ascendente.

Cavallo hizo cosas en materia de relaciones internacionales, compromisos difíciles de revertir, muy profundas y también realizó reformas estructurales internas de gran intensidad, entre las que se destacan las privatizaciones y desregulaciones que la Dictadura no pudo realizar a pesar de las tres “D”.

El PRO también aspira a una escala ascendente de reformas. Pero su principal compromiso parece estar en el área de las relaciones internacionales. De concretarse sus objetivos nada volverá a ser igual. Aunque difícilmente sea mejor.

Pero, ahora también, esas reformas navegan sobre el mismo mar de atraso cambiario, deuda, cuenta corriente deficitaria, alta tasa de inflación, bajas inversiones, déficit fiscal. El mismo paisaje.

Aunque cada autor lo pinta de diferente modo. El clima de opinión transpira Atracción. Pero los antecedentes de lo vivido nos hablan de lo Fatal. En la fatalidad, para las que las probabilidades no son menores, las reformas y sobretodo las de las relaciones internacionales lucen, por ahora, como gestos poco reflexionados y de consecuencias difíciles de revertir.

Como en Atracción Fatal dan ganas de decirle al actor, en el film Michael Douglas, y en la realidad Mauricio Macri, reflexiona, pregunta, espera, puede sonar bien ahora, pero las consecuencias no te las sacas de encima y además la liga toda la familia, los santos inocentes. Bueno.

 

compartir nota
16 diciembre 2017

Atracción Fatal

Los comentarios están cerrados.